Ya disponible mi libro sobre las leyes en los deportes electrónicos

blog

reflexiones e investigación jurídica

¿Qué pasa con los Fantasy Daily Sports en Europa?


[Tiempo estimado de lectura: 20 min]
Los Daily Fantasy Sports (o DFS) vienen triunfando en Estados Unidos desde hace unos ocho años. En 2014 unos 36 millones de norteamericanos habían jugado a un DFS la mayoría por medio de sus dos grandes operadores, Draftkings y Fanduel. Y la verdad es que este híbrido entre MMORPG y casa de apuestas ha generado un enorme volumen de negocio (aproximadamente 26 billones de collares en 2015) de negocio que ha dado enormes beneficios a sus operadores. Sin embargo, si no seguís la actualidad norteamericana sobre gambling, desconoceréis que no todo es de color de rosas. Desde hace un par de años, los operadores de los DFS están en pie de guerra con las autoridades norteamericanas por la cruzada legal a la que vienen siendo sometidos y que está poniendo en riesgo el negocio.
 
No obstante, la noticia de las últimas semanas viene de fuera de los tribunales. Por primera vez, están empezando a llegar rumores y noticias del desembarco de los DFS en Europa. Y con ellos, muchos expertos han empezado a analizar la hipotética viabilidad de este modelo de negocio en el viejo continente. Al final, todo el mundo se hace la misma pregunta, ¿por qué no ha llegado antes a Europa este modelo de negocio?

¿Qué son los fantasy daily sports?

Los DFS son una variante de juegos de mánager online. En este caso, son “juegos” en los que un usuario se encarga de hacer director técnica y de entrenador de un equipo ficticio. Esto es, debe encargarse de fichar a los jugadores que quiere que jueguen en su equipo durante esa jornada concreta (limitado siempre por un tope salarial) y, debe elaborar la mejor alineación para su equipo escogiendo entre los titulares y suplentes los jugadores que crea que van a ser los más exitosos durante esa jornada.
 
Hecho esto, y en base a unas tablas objetivas que puntúan la mayoría de actos de los distintos deportes (meter goles, encestar canastas, hacer hits, dar pases certeros…), se utiliza la actuación real de un jugador durante los partidos de esa jornada para puntuar a los jugadores escogidos por el usuario.
 
Al final, el equipo que tenga una mayor puntuación al final de esa jornada (diaria, semanal, mensual o anual) ganará el torneo.
 
La característica de los DFS es supieron añadir un elemento de “apuesta”: los torneos “de pago”. Torneos en los que, para poder entrar a competir, se debía pagar una entrada o fee con dinero real. Por medio de este pago, el torneo se convertía en una competición en la que había un premio monetario fijo para el ganador. 100, 1.000, 10.000, 100.000 dólares para el usuario que obtuviera la mayor puntuación en ese torneo. Premio que dependía de cuan alta sea la fee. Obviamente, a más alto el fee más alto el posible premio.

¿El problema legal?

New York Attorney general en declaraciones a Associated Press.
Bajo la ley norteamericana, debemos distinguir entre los llamados games of skill (algo similar a lo que serían concursos bajo la ley española) y los llamados games of chance (algo más cercano a un sorteo o juego de azar en terminología legal española). La diferencia entre unos y otros está en su legalidad. Mientras los games of skill están permitidos a lo largo de todo el territorio norteamericano, los games of chance están legalmente prohibidos. Tan solo se permite el gambling en algunas áreas del país como Nevada, Louisiana o las Reservas Indias (os recomiendo ver éste cuadro de la Wikipedia para ver dónde se puede jugar y qué se puede hacer).
 
El gran debate se produjo a la hora de decidir si los DFS eran games of skill o games of chance. Desde la “Fantasy Sports Trade Association” (sí, hay una asociación que reúne a todas las empresas de Fantasy Sports en Norteamérica), se defiende que los DFS son games of skill.
 
Primero, porqué estos juegos requieren de las habilidades de cada usuario para valorar estadísticas del jugador, las posibles lesiones, los entrenadores, las condiciones meteorológicas, el efecto “away”… Sin todo esto, no se va a poder ser competitivo y, por lo tanto, nunca se va a ganar el premio.
 
Segundo, porqué existen leyes que excluyen a los DFS de los game of chance. Según la Unlawful Internet Gambling Enforcement Act de 2006 o UIGEA (una ley que prohibía a los bancos de EEUU y a las compañías de tarjetas de crédito, o de medios de pago, el procesamiento de pagos por cuenta de y entre operadores de los sitios web de juegos de apuestas o azar), las DFS no se incluían dentro del ámbito de aplicación de la ley, por lo que no eran consideradas como gambling.
 
Sin embargo, los gobiernos (estatales y federales), los fiscales y la industria del juego, empezaron se empezaron a cuestionar estos argumentos. La conclusión a la que han llegado los attorneys generals de los Estados de Nueva York, Massachusetts, Florida, Indiana, Illinois, California y Texas, es la siguiente: en los DFS influye el azar, puesto que es imposible predecir al 100% el resultado final de una actuación, por lo que estamos ante games of chance. (Para entender la postura, quizá lo mejor es ver las declaraciones que Eric Schneiderman, General Attorney of Ney York, hacía en el periódico USAToday)
 
El hecho de que la UIGEA no incorporara a los DFS como apuestas deportivas deriva del hecho que, en aquél momento, no existía, ese modelo de negocio tal y como lo entendemos hoy día. Por lo tanto, no se prohibió lo que no se conocía en aquél momento.
 
Por lo tanto, como bien apunta Patricia Lalanda en su artículo ¿Qué demonios pasa con los Daily Fantasy Sports?, todo apunta a que es cuestión de días que o bien los operadores soliciten licencia en los estados en los que se permita el gambling, o se censure y prohíba por algún método eficaz (si es que existe alguno) el acceder a los portales que ofrezcan DFS.
 

El problema Europeo con los DFS.

Hay un punto que conviene recalcar: si bien los DFS no abundan en Europa, los managers online sí triunfan. España es un ejemplo en cuanto a plataformas de manager online. La empresa española Comunio fue de las primeras en trasladar el concepto de videojuego de mánager deportivo (como el mítico PC Fútbol de Dinamic Multimedia) a un videojuego (MMORPG) de mánager online. Un juego en el que poder competir contra otros usuarios para poder demostrar quién era el mejor entrenador del grupo. Hoy día, con cerca de 1 millón de usuarios activos Comunio sigue siendo la líder del mercado en managers deportivos.
 
Sin embargo, pese a tener este mercado potencial, los DFS nunca terminaron de llegar. ¿Por qué? Existen muchas teorías al respecto
 
Rob O’Connor, en el artículo “Can Daily Fantasy Sports Crack Europe” argumenta que el gran problema son las empresas del sector de las apuestas deportivas. Estas empresas, no solo tienen controlado el mercado del juego online (tienen los recursos necesarios mantenerse en él y evitar competidores), sino que también tienen “atados” a los consumidores. Para el autor, el usuario de apuestas deportivas ha sido influenciado por anuncios y promociones de las distintas casas de apuestas, hasta tal punto que ahora razona de la siguiente forma: “¿para qué voy a perder mi tiempo escogido a jugadores para un equipo Fantasy, si puedo apostar directamente que un jugador marcará un gol y sacar el mismo provecho económico?”. Sin duda, los del Sr. O’Connor son razonamientos de fácil solución, pero que son dignos de tomar en cuenta.
 
Por su parte, para el caso español, Carlos Molina (el CEO de 89bits), en una entrevista a la web Xataka, argumentaba que la “no llegada” de los DFS se debe, en gran parte, al importante atraso tecnológico y legal en el que nos encontramos. Un atraso que impide ofrecer la misma calidad de servicio que los operadores norteamericanos. Temas de pago por móvil, tipos de recompensas a ofrecer o, incluso, el lograr una buena jugabilidad e interacción del juego en tiempo real, son algunos de los aspectos a mejorar.
 
Finalmente, también hay otros argumentos que debemos tener en cuenta: la crisis económica que ha variado la cantidad de gasto en ocio, o la mayor restricción que suponen las leyes europeas (tanto a nivel de juego como a nivel de protección de datos o publicidad) son aspectos también importantes. El tema de la restricción es importante. Los DFS son juegos que utilizan muchos menores (las estadísticas dicen que un 18% de los jugadores son menores de edad[4]) y que si han crecido tanto es gracias a los patrocinios y el apoyo mediático que han tenido detrás. Dos aspectos muy controlados a nivel de juego europeo.

¿Una luz de esperanza?

Pero todas teorías han quedado desplazadas por la realidad. Y la realidad es que los DFS sí han llegado a Europa (o al menos a España). Existen start-ups (por ejemplo MYTOSPORT) que ya están intentando impulsar plataformas similares a los DFS. Plataformas muy primarias y con mucho camino por recorrer. Tanto a nivel de jugabilidad, como a nivel de premios como a nivel de confianza de los usuarios (sobretodo respecto a la “legalidad” o no de su actividad).
 
Sin embargo, estas empresas pronto contaran con grandes rivales. Tal como he dicho antes, los grandes operadores norteamericanos de DFS, buscando refugio a sus problemas nacionales, están empezando a mirar hacia el viejo continente. De hecho, tras sus los últimos movimientos ( DraftKings inks UK Football Sponsorships with Arsenal, Liverpool and Watford) todo apunta a qué no tardaran mucho en ofrecer sus servicios en Europa.
Dirigentes de DraftKings y del Liverpool tras la firma del contrato de patrocinio.


[Editado 22 de agosto 2016]:

Finalmente, los Fantasy Sports han llegado a Europa. Tal com explicaba Jasmine Solana a Calvin Ayre.com, la compañía FanDuel a empezado a operar en el Reino Unido bajo licencia de este país. Para más información, aquí está el enlace a la noticia: FanDuel Joins DFS battle across the pond with launch of UK platform.