Ya disponible mi libro sobre las leyes en los deportes electrónicos

blog

reflexiones e investigación jurídica

La regulación francesa de los e-Sports

La regulación de los e-Sports en Gracia - Alex Barbara Autor: h de c

Fecha del post: 13 de mayo 2017

 
Hace ya unos meses os explicaba en cual era La regulación de los e-Sports en la république numérique francesa.
 
Un post en el que resumía como el gobierno francés había creado una ley con ciertos artículos legales con los que venia a definir qué eran los e-Sports, qué eran los eventos de e-Sports y quién se podía considerar jugador de e-Sports. Sin embargo, ‘todo’ (aunque… ¡qué todo!) lo que se podía ver era un una primera piedra donde poder apoyar todo un conjunto de reales decretos desarrolladores. Y precisamente es ahora cuando han aparecido estos reglamentos que amplían los artículos de los e-Sports en Francia .
 
Fue el pasado día 10 de mayo, cuando se publicaron los dos nuevos decretos relativos a competiciones de videojuegos y jugadores profesionales de deportes electrónicos.
 
En este post voy a tratar de resumir el contenido de ambas legislaciones para conocer qué es lo que ha hecho el legislador francés.
 

El decreto-ley que regula las competiciones de e-Sports en Francia

 
La regulación de los e-Sports en Francia - Alex Barbara Imagen sacada de Melty.fr

En el Decreto N° 2017-871 2017 relativo a la ‘l’organisation des compétitions de jeux vidéo’ (organización de competiciones de videojuegos), Francia empieza por “atacar” jurídicamente uno de los pilares de los deportes electrónicos: los organizadores de competiciones de e-Sports.
 
¿Cómo? Fácil, fijando una serie de obligaciones que aseguren la estabilidad financiera de cada competición y protejan a los participantes de dichos torneos de videojuegos.
 
Para ello, el decreto se centra en:
 
En primer lugar, se centra en establecer los diferentes datos que debe transmitir el organizador de la competición a la autoridad competente en el Gobierno francés para solicitar (de manera telemática) una autorización que le permita organizar una competición de videojuegos (o competición de e-Sports).
 
Y ojo que la solicitud se debe hacer en un plazo fijado de un año, excepto por razones de urgencia (concepto no definido en la ley) se puede reducir hasta los treinta días anteriores a la fecha de inicio de la competición.
 
En segundo lugar, el decreto regula las condiciones para que se inicie la competición. Regulación muy estricta que se centra en todo lo relacionado con los gastos de organización, materiales, de personal, cuotas de inscripción en la competición, las cantidades a pagar a los ganadores, número de participantes, etc.
 
En tercer lugar, se regula la participación de menores. En concreto se prohíbe que los niños menores de 12 compitan en las competiciones de videojuegos que ofrezcan recompensas monetarias. En el caso de los menores de entre 12 y los 18 años se requiere el consentimiento de los padres por escrito.
 
En cuarto lugar, se fija el deber garantizar de antemano los premios que superen la cuantía de 10.000€. De hecho, para el caso que el organizador no los pueda avalar, se requerirá de la contratación de un seguro que lo permita cubrir.
 
Por último, el decreto prevé el establecimiento de sanciones previstas para delitos en diversas conductas como por ejemplo que el organizador permita participar a un niño menor de doce años en sus competiciones o no haber solicitado la autorización para organizar la competición de videojuegos mediante el procedimiento establecido.
 
En resumen, con este decreto el legislador francés lo que quiere es profesionalizar los e-Sports por medio de la imposición de determinadas normas a uno de los actores con más poder dentro de los e-Sports, los organizadores de eventos.
 
 

El decreto-ley que regula los jugadores de e-Sports en Francia

 
La regulación de los e-Sports en Francia - Alex Barbara
El segundo decreto que se ha promulgado es el Decreto N°2017-872 relativo al ‘statut des joueurs professionnels salariés de jeux vidéo compétitifs’ (estatuto de la situación de los empleados de los jugadores profesionales juegos competitivos).
 
Un decreto que nace del artículo 102 de la LOI n° 2016-1321 du 7 octobre 2016 pour une République numérique el cual nos proporciona una definición de jugador profesional de videojuegos y, muy importante, establece que las empresas que buscan contratar a estos jugadores profesionales tendrán que solicitar una licencia al gobierno francés.
 
Además, la ley aplicable a partir del 1 de julio de 2017, fija las condiciones para la obtención de la autorización necesaria para contratar a los jugadores profesionales de videojuegos, las condiciones en que un contrato puede rescindirse durante la competición y los procedimientos para la determinación de las fechas de inicio y final de las competiciones de videojuegos.
 
Así pues, lo que hace el decreto n°2017-872 es fijar las condiciones de obtención, renovación y retirada de dicha aprobación de la licencia para poder contratar jugadores profesionales de videojuegos.
 
Sí, hablamos de licencias por primera vez a nivel de jugadores. Una buena noticia para los jugadores, pero un dolor de cabeza para los organizadores de eventos de e-Sports que ahora tendrán que cumplir minuciosamente con la legislación francesa, de lo contrario, se enfrentan a muchos problemas.
 

Conclusiones

 
Previsión, antelación y permisos. Estos serían los tres grandes requisitos que incorpora el estado francés para los e-Sports que se organicen en su territorio. A priori requisitos incompatibles con la naturaleza más dinámica de los e-Sports (un año de antelación para una competición…) y con el gran poder que tienen los publishers en ellos (sino los conoces, te recomiendo otro artículo: El papel del publisher en los e-Sports).
 
Sin embargo, parecen medidas lógicas y muy encaminadas a la profesionalización de un sector ya en gran expansión en Francia. Veremos las opiniones que se van suscitando y los argumentos, a favor o en contra que se puedan llegar a ver.
 
 
P.D. Gracias a Alvaro Requena por las traducciones y la primicia de la ley. Texto a medias entre él y yo. 😉