Ya disponible mi libro sobre las leyes en los deportes electrónicos

blog

reflexiones e investigación jurídica

La situación legal de los deportes electrónicos en Alemania

Imagen de Jeroen Van Nieuwenhove en Flickr

Fecha del post: 23 de octubre de 2018
 
Alemania es uno de los países de referencia para los deportes electrónicos europeos. Siendo la sede de algunas de las empresas más grandes del sector y albergando muchas de las grandes competiciones europeas, el país germano ha visto como en muy poco tiempo maduraba su industria de las competiciones de videojuego. Aún así, sus legisladores nunca han puesto facilidades al sector.
 
Al igual que sucede en muchos otros países, los esports alemanes han sufrido con la manca de una regulación propia para el sector que facilitara la obtención de visados, que mejorarse su situación fiscal o que adaptara la contratación laboral a sus necesidades.. Toda una serie de querencias que, sin duda, han lastrado a la expansión internacional de los esports germanos y a su competitividad a nivel internacional.
 
No obstante, ello parece que va a cambiar. Desde hace años, el país está viviendo un despertar normativo que ha llevado a varios órganos no endémicos ha adoptar un posicionamiento y/o a realizar actuaciones destinadas a favorecer el sector de los deportes electrónicos. Desde el reconocimiento del Sim Racing como una disciplina del automovilismo por parte de la Deutsche Motor Sport Bund (Federación alemana de deportes de motor) hasta la inclusión del sector en el acto de gobierno del año 2017, Alemania parece decidida en revertir los problemas legales de los esports vía su reconocimiento como deporte.
 
En este post quiero resumir el contexto legal de los deportes electrónicos alemanes que ayude a entender en qué situación jurídica se encuentran y cuál es el futuro del sector en el motor de la eurozona.

Los primeros debates políticos sobre los elektronischer Sport

Imagen de Betadenker en Flickr

La historia legal de los esports alemanes empieza en enero del 2016 cuando el Partido Pirata de Berlín decidió presentar ante la Berliner Abgeordnetenhauses (el Parlamento del Land de Berlín) una propuesta de normativa con la que reconocer a los deportes electrónicos como deporte para hacer que pudieran optar a los beneficios fiscales y de extranjería que las leyes ofrecían para este sector. Una propuesta que, sin embargo, no era del todo innovadora.
 
La idea de aplicar los beneficios de la legislación deportiva a los deportes electrónicos ya se había solicitado a las autoridades germanas en octubre de 2009, cuando un ciudadano de Colonia pidió a las autoridades tributarias alemanas si era factible aplicar a una práctica similar al deporte (los deportes electrónicos) las ventajas fiscales de esta. Después de ser debatido en las instancias administrativas, el caso terminó llegando al Finanzgerichts Köln (Tribunal Financiero de Colonia) quien lo resolvía en la relevante “a href=”https://www.justiz.nrw.de/nrwe/fgs/koeln/j2009/10_K_3794_06urteil20091008.html” target=”blank”>Acta 10 K 3794/06“.
 
Este Acta (o sentencia) fue, sin duda alguna, un punto y a parte para todos aquellos que querían que los esports fuesen reconocidos como deporte. Y, lo fue, porque el Tribunal resolvió que los esports no podían gozar de los beneficios fiscales de la legislación deportiva en tanto no cumplían los requisitos legales requeridos para ser considerados como deporte. ¿Los motivos? No contar con el reconocimiento legal como práctica deportiva.
 
Así pues, lo que pretendió hacer el Partido Pirata en 2016 era obtener ese reconocimiento legal que ayudara a los esports a ser considerados como deporte. Una petición normativa que fue admitida a trámite y debatida en la misma cámara berlinesa. Un debate que terminó con un resultado curioso (al menos, para aquellos que no estamos acostumbrados a las formas parlamentarias germanas. Lo que acordó la cámara estatal fue que, dado que no había consenso sobre la naturaleza jurídica de los esports, la propuesta de reconocimiento iba a ser sometida al análisis científico de los técnicos jurídicos de la cámara para se estudiase la petición y se emitiera un dictamen sobre si realmente estas prácticas reunían los requisitos legales básicos para tener naturaleza deportiva.
 
Finalmente, el 18 de marzo de 2016 el Wissenschaftlichen Parlamentsdienst (Servicio Científico Parlamentario) presentó el “Gutachten über Voraussetzungen und Auswirkungen der Anerkennung von eSport als Sportart” (Informe sobre los requisitos previos y efectos del reconocimiento de eSport como deporte) ante la cámara del land alemán. Un informe que presentaba dos grandes argumentos para negar la consideración de deporte a los esports:
 
En primer lugar, los técnicos esgrimían la Sentencia BVerwG-6C04/11 de 9 de marzo de 2015 del Bundesverwaltungsgericht (Tribunal Administrativo Federal) según la cual:


Dass Sport regelmäßig auf die Erhaltung und ggf. Steigerung der Leistungsfähigkeit zielt, während beim Spiel Zeitvertreib, Entspannung und Zerstreuung im Vordergrund stehen. Dabei muss die typische Nutzung eines bestimmten Gerätes oder bestimmter Vorrichtungen in den Blick genommen werden. Allein der Umstand, dass zum Spiel gehören kann, in möglichst kurzer Zeit einen möglichst großen Erfolg zu erzielen, macht ein Spiel noch nicht zum Sport. Auch der Umstand, dass viele Spiele auch unter Wettbewerbsbedingungen veranstaltet werden können, führt noch nicht dazu, dass aus der Teilnahme am Spiel Sport wird. Computerspiel ist selbst dann kein Sport, wenn es im Wettbewerb veranstaltet wird.
 
(Traducción aproximada:) El deporte busca mantener y, si es necesario, mejorar el rendimiento, mientras que los juegos son pasatiempos que se centran en la relajación y la diversión. Al hacerlo, debe tenerse en cuenta el uso típico de un o unos dispositivos específicos. El solo hecho de que pueda ser parte del juego para lograr el mayor éxito posible en el menor tiempo posible no hace que un juego sea un deporte. Además, el hecho de que muchos juegos puedan organizarse incluso en condiciones competitivas, no conduce al hecho de que la participación en el juego sea deportiva. El juego de computadora no es un deporte incluso cuando se lleva a cabo en competición.

Es decir, por mucho que las competiciones de videojuegos fueran precisamente eso, competiciones, ello no les otorgaba el carácter deportivo per se. Básicamente porque seguían basándose en un juego cuya naturaleza intrínseca no era otra que entretener a quien lo practicaba.
 
En segundo lugar, el informe se remitía a los requisitos establecidos para adherirse a la Deutscher Olympischer Sportbund (Confederación Alemana de Deportes Olímpicos) o DOSB. Según estos requisitos, si una práctica quería entrar dentro del movimiento olímpico (y,por lo tanto, ser reconocidos como deporte) debía reunir las tres condiciones fijadas en el apartado tercero de la Aufnahmeordnung des DOSB (Normas de registro de la DOSB) vigentes en ese momento. Tales condiciones eran:


1. Die Ausübung der Sportart muss eine eigene, sportartbestimmende motorische Aktivität eines jeden zum Ziel haben, der sie betreibt. Diese eigenmotorische Aktivität liegt insbesondere nicht vor bei Denkspielen, Bastel- und Modellbautätigkeit, Zucht von Tieren, Dressur von Tieren ohne Einbeziehung der Bewegung des Menschen und Bewältigung technischen Gerätes ohne Einbeziehung der Bewegung des Menschen.
 
2. Die Ausübung der eigenmotorischen Aktivitäten muss Selbstzweck der Betätigung sein. Dieser Selbstzweck liegt insbesondere nicht vor bei Arbeits- und Alltagsverrichtungen und rein physiologischen Zustandsveränderungen des Menschen.
 
3. Die Sportart muss die Einhaltung ethischer Werte wie z.B. Fairplay, Chancengleichheit, Unverletzlichkeit der Person und Partnerschaft durch Regeln und/oder ein System von Wettkampf- und Klasseneinteilungen gewährleisten. Dies ist nicht gegeben insbesondere bei Konkurrenzhandlungen, die ausschließlich auf materiellen Gewinn abzielen oder die eine tatsächliche oder simulierte Körperverletzung bei Einhaltung der gesetzten Regeln beinhalten.
 
1. El ejercicio del deporte se debe pasar en una actividad motora determinante para la realización de cada uno de los objetivos que lo rigen. Esta actividad motora, no está presente, en particular, en los juegos de pensamiento, en las actividades de creación de modelos y manualidades, en la cría de animales, en la doma de animales sin la participación del movimiento del hombre y en la dirección técnica de un equipo sin la participación del movimiento del hombre.
 
2. El ejercicio de actividades automotoras debe ser un fin en sí mismo de la actividad. Este fin en sí mismo, en particular, no está presente en el trabajo y en las actividades cotidianas y en los cambios puramente fisiológicos de los seres humanos.
 
3. El deporte debe observar la observancia de valores éticos tales como Juego limpio, la igualdad de oportunidades, la inviolabilidad de la persona y la presencia, a través de reglas y / o un sistema de competencia, de divisiones de clase. Esto no se aplica, en particular, a actos competitivos que están dirigidos exclusivamente a la ganancia material o que implican una lesión personal real o simulada en cumplimiento de las reglas establecidas.

Específicamente, el informe de los expertos del land alemán se centraba en el requisito de la “actividad motora determinante” el cual consideraban inexistente en el mundo de los deportes electrónicos puesto que quien se movía era el avatar no el jugador que lo manejaba.
 
Ambos argumentos, sumados a los problemas competenciales entre el estado y la federación, hicieron que la comisión técnica recomendase desestimar la propuesta del Partido Pirata de considerar a los esports como una práctica deportiva. Una recomendación que, lógicamente, fue seguida por la cámara parlamentaria.
 
No obstante, el Partido Pirata no se rindió y decidió presentar propuestas similares en aquellos parlamentos regionales en los que ostentaba representación política. La más destacada fue la “Förderung des digitalen Breiten- und Profisports: eSport verdient Anerkennung und Wertschätzung” (Promoviendo deportes digitales amplios y profesionales: eSport merece reconocimiento y apreciación) una propuesta que se presentó en mayo de 2016 en el land de Nordrhein-Westfalen (Renania del Norte-Westfalia) y que tenía el mismo objetivo: hacer que los esports fueran reconocidos como deporte para darles los beneficios legales que estos tenían reconocidos.
 
Una propuesta interesante en tanto presentó un mayor debate parlamentario sobre la naturaleza jurídica de los esports y que empezó a marcar el discurso de los grandes partidos alrededor de este fenómeno. No obstante, al igual que la presentada en Berlín, la propuesta de Renania del Norte terminó siendo rechazada en base a los siguientes argumentos:


eSport ist kein Sport!. Begründung: Die feinmotorischen Bewegungsabläufe sowie Belastungsprofile im eSport weisen Ähnlichkeiten mit den Anforderungen an Sportler/-innen in bestimmten Sportarten auf. Anders als z. B. bei Darts, Bogenschießen oder Billard handelt es sich hierbei aber um keine spezifische, sportartenbestimmende körperliche Aktivität. Vielmehr werden künstliche Figuren (so genannte „Avatare“) in einer virtuellen Welt gesteuert; der Wettstreit findet in Form einer Simulation statt. Im Gegensatz dazu werden „klassische Sportler/-innen“ unmittelbar – auch körperlich – mit den Folgen ihres Handelns konfrontiert.
 
Los eSports no son un deporte! Motivo: Los movimientos motores y los perfiles de estrés en los deportes electrónicos tienen similitudes con los requisitos de los atletas en ciertos deportes. Pero, a diferencia de los dardos, el tiro con arco o el billar esto no es una actividad física específica que les permita ser determinados como deporte. Más bien, se trata de una simulación en el se controlan unas figuras artificiales (llamados “avatares”) en un mundo virtual. Algo que contrasta con “atletas clásicos” los cuales se enfrentan directamente y físicamente en el mundo real con las consecuencias reales a sus acciones.

Dado que siempre parecían invocarse los mismos argumentos y las mismas ideas, todo el mundo asumió que no podía existir más debate sobre la cuestión deportiva de los esports. Sin embargo, sucedió todo lo contrario. Todos estos debates e informes institucionales hicieron comprender al sector que era necesario institucionalizarse para poder dar su opinión sobre todas estas propuestas políticas. Algo que terminó dando lugar al mayor órgano institucional de los deportes electrónicos alemanes.
 

La organización privada de los deportes electrónicos alemanes

Imagen de Tma-ejournal.dee

De forma paralela a todos los movimientos políticos que empezaban a surgir alrededor de los deportes electrónicos, los stakeholders alemanes también quisieron empezar a moverse para mejorar su situación legal actual. Primero con la fundación de la eSports.BIU por parte de los publishers del país en el que supondría el primer gran lobby del sector en el país. Después, el 27 de noviembre de 2017, con la creación de la Esport Bund Deutschland (ESBD) una entidad que unía al lobby de los publishers junto con grandes clubs y organizadores de torneos del país para crear algo así como una federación alemana de los deportes electrónicos.
 
Según afirmaban en su comunicado de creación, la ESBD nacía no solo para poder ofrecer una voz unitaria a los deportes electrónicos germanos sino para lograr objetivos más ambiciosos como hacer que la Deutscher Olympischer Sportbund (DOSB) reconociera a los deportes electrónicos como un deporte olímpico. Un movimiento que, según declaró su presidente Hans Jagnow en una entrevista para The Esports Observer pretendía conseguir mejoras normativas para el sector:


“Is it really a sport?” may be a tiresome discussion for the esports community, but on the political level it holds the key to public funding, tax benefits, and easier travel for players. “The fundamental problem is that you’re still not able to apply for sports visas if you are coming from a non-EU country. I think that is one of the most important things right now, to help establish Germany as an international point of interest in the esports world.

Además de los propios agentes del sector, también las universidades empezaron a mostrar interés en los deportes electrónicos y en su debate deportivo. En este sentido, la institución más destacada es el Bundesinstitut für Sportwissenschaft (Instituto de Ciencias del Deporte de Alemania) que recientemente ha inagudado cursos y publicaciones relacionadas con los esports. El más reciente se publicó el pasado 11 de octubre de 2018 y llevaba por nombre “E-Sport und Serious Games: Videospiele im Sportkontext” (E-deportes y juegos serios: Videojuegos en contexto deportivo). Un documento que rocoje hasta 350 publicaciones científicas que proporcionan información sobre casi todos los aspectos de la relación entre los deportes y esports.
 

Los deportes electrónicos en el pacto de gobierno

Imagen de Christlich Demokratische Union Deutschlands (CDU). La firma del acuerdo de coalición del día 7 de febrero.

El pasado 24 de septiembre de 2017, Alemania celebró sus últimas elecciones federales con unos resultados propios de cualquier país pluripartidista europeo en los últimos años: el ganador de las elecciones no contaba con la mayoría parlamentario suficiente para gobernar y necesitaba pactar con otros países para investir a un presidente. En el caso alemán, las elecciones las había ganado el CDU/CSU (partidos de la Unión) de Angela Merkel que buscó pactar con el SPU (partido socialdemócrata) de Martin Schulz un acuerdo de coalición para formar un gobierno estable durante los siguientes cuatro años.
 
Unas negociaciones que terminaron el 7 de febrero de 2018 con el acuerdo “Ein neuer Aufbruch für Europa. Eine neue Dynamik für Deutschland. Ein neuer Zusammenhalt für unser Land. Koalitionsvertrag zwischen CDU, CSU und SPD 19. Legislaturperiode” (Una nueva partida para Europa. Una nueva dinámica para Alemania. Una nueva cohesión para nuestro país. Acuerdo de coalición entre CDU, CSU y SPD para el 19º período legislativo).
 
Un acuerdo para la estabilidad política alemana que incluía un curioso apartado reservado para los deportes electrónicos:


Wir erkennen die wachsende Bedeutung der E-Sport-Landschaft in Deutschland an. Da E-Sport wichtige Fähigkeiten schult, die nicht nur in der digitalen Welt von Bedeutung sind, Training und Sportstrukturen erfordert, werden wir E-Sport künftig vollständig als eigene Sportart mit Vereins- und Verbandsrecht anerkennen und bei der Schaffung einer olympischen Perspektive unterstützen.
 
Reconocemos la creciente importancia del panorama de los deportes electrónicos en Alemania. Debido a que el E-Sport mejora habilidades clave que no solo son importantes en el mundo digital, como el entrenamiento y las estructuras deportivas, en el futuro reconoceremos a los deportes electrónicos como un deporte propio con derechos de asociación específicos y los ayudaremos a crecer en una perspectiva olímpica.

Dicho de otra forma, en el documento más importante para la estabilidad política del país, el nuevo gobierno integrado por tres de los más grandes partidos políticos alemanes iba a potenciar el sector de los deportes electrónicos para que obtuviera reconocimiento olímpico y dispusiera de normativas específicas. Un compromiso que partía de la promesa política que el SPD incluía en su programa político para esas mismas elecciones y que, según parecía, habían terminado hecho suyos os demás partidos de la coalición.
 
No obstante, lo que más sorprendió a los ciudadanos alemanes no fue la inclusión de los esports en el documento de la coalición sino más bien que fueran precisamente los partidos de la Unión (CDU y CSU) quienes lo hubiesen aceptado. Al fin y al cabo, habían sido ellos quienes habían negado el reconocimiento legal de los esports cuando el Partido Pirata había presentado su propuesta en el año 2016.
 
Así pues, el sector acogió este reconocimiento con bastante escepticismo. Una sensación que aumentó cuando empezaron a aparecer importantes voces críticas respecto a estas intenciones políticas.
 

Los detractores del reconocimiento legal de los esports

Imagen de Wikipedia. Logo Deutscher Olympischer Sportbund

El 21 de marzo de 2018, pocos meses después de que constituyera el gobierno en base al pacto firmado, el DOSB decidió emitir un comunicado hablando sobre los efectos del acuerdo de gobierno para con los deportes. El comunicado titulado “Hoffnung auf mittel aufwuchs und dialog” (Esperanza en el crecimiento y el diálogo) hacía referencia, entre otras cosas, al compromiso gubernamental de hacer que los deportes electrónicos deviniesen un deporte olímpico. Una decisión que al DOBS no le gustó mucho afirmando que menoscababa su autoridad en el deporte alemán:


Dies kann man als klaren Angriff der Fachpolitiker im Bereich Digitales, ohne die Sportpolitiker oder gar den DOSB als Dachorganisation des organisierten Sports in Deutschland zu beteiligen, auf die Autonomie des Sports verstehen. Dabei wäre gerade auf diesem Gebiet die Dialogbereitschaft inklusive eines ergebnisoffenen Arbeitsprozesses, den sich der DOSB für die kommenden Monate auferlegt hat, von besonderer Bedeutung. Einseitige Eingriffe und Vorgaben der Politik werden zu keinen konkreten Maßnahmen im Bereich des organisierten Sports führen.
 
Insgesamt bietet der „Koalitionsvertrag“ dem DOSB und dem organisierten Sport eine gute Orientierung im Umgang mit dem vierten Kabinett der Kanzlerin Angela Merkel. Wenig überraschend ist die Tatsache, dass es damit keine Revolution, sondern allenfalls eine Evolution geben wird. In den kommenden Monaten wird es nun darauf ankommen, die für den Sport hilfreichen Ansätze des Arbeitsprogramms der Regierung bis 2021 zu unterstützen, die fruchtbare Zusammenarbeit in vielen Bereichen der Bundespolitik weiter auszubauen und die Dialogbereitschaft beidseitig weiter zu intensivieren.
 
Esta propuesta puede entenderse como un claro ataque de políticos especializados en el campo de lo digital a la autonomía del mundo deportivo y al DOSB como organización paraguas de los deportes en Alemania. Por ello, en los próximos meses, prepararemos una mesa de trabajo abierto para dialogar con el gobierno sobre este tema de particular importancia. Las intervenciones y políticas unilaterales no llevarán a ninguna medida concreta en el área del deporte organizado.
 
En general, el “acuerdo de coalición” ofrece al DOSB y al deporte organizado una buena orientación sobre como tratará el cuarto gabinete de la canciller Angela Merkel al mundo deportivo. En el no podríamos decir que se producirá una revolución, sino a lo sumo una evolución de lo existente. Por ello, en los próximos meses será importante cooperar entre la política federal y el mundo del deporte para ampliar aún más la fructífera cooperación y el diálogo en ambos lados, de cara a los acontecimientos de 2021.

Aunque el DOSB no era la única gran institución del país que se oponía a los métodos del gobierno para ayudar a los deportes electrónicos. Unos días antes de la publicación del órgano olímpico, la Deutscher Fußball-Bund (Federación Alemana de Fútbol) también se había mostrado reacia a este reconocimiento. En una entrevista concedida al medio alemán Weser Kurier, el presidente de la federación Reinhard Grindel afirmaba cosas como “que los esports no son deporte”, que “el fútbol no estaba allí para proporcionar beneficios fiscales a la industria del entretenimiento” o que “el acuerdo político para para promover el reconocimiento de los deportes electrónicos como un deporte y ofrecerle una perspectiva olímpica es una idea absurda”.
 
Unas ideas un tanto particulares pero que no hacían otra cosa que evidenciar una enorme división entre el mundo deportivo y los deportes electrónicos. Quizá por ello, son muchas las iniciativas que se han planteado para estudiar más a fondo la cuestión. Por ejemplo, el propio DOSB ya ha creado el grupo de trabajo que indicaba en su comunicado, con el que quiere estudiar las consecuencias legales de incorporar a los deportes electrónicos dentro del movimiento olímpico.
 
También el Bundestag (Parlamento Federal Aléman) ha empezado a estudiar la cuestión con informes como el “Ist E-Sport Sport? Stand der Diskussion” (¿Es el E-Sport un Deporte? Estado de la discusión) que analiza la cuál es la situación actual del sector y cuáles son los posibles movimientos políticos a realizar para cumplir con las promesas hechas.
 

¿Promesas vacías?

Imagen de Marco Verch en Flickr

Llegados a este punto solo me queda una duda por resolver: ¿realmente es posible cumplir con los compromisos políticos? Al fin y al cabo, estamos hablando de un compromiso político entre tres de los más grandes partidos de Alemania que se ha plasmado en uno de los documentos más importantes para los próximos años. Si no se pudieran cumplir, me parecería que sería un importante descrédito político por parte de todos los implicados.
 
Claro que, si lo paramos a pensar, tampoco hay mucho a exigir todavía. El acuerdo se firmó hace menos de un año y los objetivos que se planteaban parecían enfocados a muy largo plazo. Además, estoy seguro que este tema no era, ni de lejos, una de las prioridades para los partidos de la coalición.Por lo que, de momento, yo no hablaría de promesas vacías sino más bien de un tremendo avance en la situación de los esports en Alemania.
 
A mi modo de ver, Alemania ha logrado ya hacer muchísimo más que otros países: ha logrado colocar a los deportes electrónicos en el la agenda y el debate público del país y ha concretado actuaciones para hacerlos realidad.
 
Un ejemplo de estos compromisos. El pasado 29 de agosto de 2018 el gobierno federal respondía a una petición de la diputada por el Partido Democrático Libre en relación a los actos concretos para los deportes electrónicos. En estas respuestas oficiales, el gobierno afirmando que querían mejorar el sistema de visados para los proplayers extracomunitarios, haciendo que este fueran más longevos (un año de duración frente a los 90 días actuales) y más fáciles de gestionar. Obviamente, y como recordaba el ESBD, esto no es otra que una promesa política sin valor legal tangible, pero si demuestra que hay un plan prefijado para actuar y convertir los hechos en palabras. De hecho, la Auswaertiges amt (la Oficina Federal de Relaciones Exteriores) publicó en el mes de septiembre un nuevo Visumhandbuch (Manual de Visa) con el cual admitía que los trámites relacionados con los deportes electrónicos se podían hacer utilizando los preceptos legales para el mundo deportivo. Una decisión que se adoptaba a raíz del acuerdo de gobierno y que afectaría tan solo a los permisos de residencia pero todavía no a los de trabajo, que seguían dependiendo del reconocimiento como deporte de los esports.
 
Todo esto, claro está, son mis percepciones. Todavía queda mucho para que se concreten estos actos y Alemania disponga de una legislación específica para los deportes electrónicos. Además, estoy convencido que cuando esto suceda se producirá un efecto cascada con otros países de la Unión Europea que tienen al país germano como gran referente. Y, quien sabe, igual alguno de ellos verá que una legislación adecuada podría suponer un paso adelante de cara a competir con otras regiones. Y más viendo las restricciones que países tan importantes como los Estados Unidos empiezan a proponer en el tema de los visados para los proplayers…
 
 
Y hasta aquí este este largo post sobre el estado legal de los deportes electrónicos alemanes. Si quieres darme feedback sobre el tema te animo a que me contactes por correo electrónico o por alguna red social. Y, si no quieres perderte ninguno de mis futuros posts, deberías suscribirte a mi Newsletter.