Ya disponible mi libro sobre las leyes en los deportes electrónicos

blog

reflexiones e investigación jurídica

¿Primeros pasos para regular los esports en Dinamarca?

banderas Dinamarca Photo by Matthias Buehler on Flickr.

Fecha del post: 20 de mayo de 2019
 


Dygtige sportsudøvere er en forudsætning for, at Danmark bevarer sin internationalt førende position inden for esporten.
 
[Traducción aproximada: Disponer de atletas expertos (para competir) son un requisito básico para que Dinamarca mantenga su posición de liderazgo internacional en el mundo de los esports.]

Este fragmento de la “National strategi for esport” [Estrategia nacional para los esports] sería para mi el mejor resumen para definir los objetivos de esta guía de acción para los esports elaborada por Kulturministeriet [Ministerio de Cultura] y el Erhvervsministerie [Ministerio de Industria, Negocios y Asuntos Financieros] de Dinamarca de cara a una posible regulación de los deportes electrónicos en el país. Una estrategía que me ha sorprendido muy gratamente, especialmente porque tras leer muchos “documentos oficiales” elaborados para legislar o apoyar al sector de los deportes electrónicos este me ha parecido muchísimo más fundamentado y coherente con el sector que la mayoría.
 
Si quieres conocer un poco más sobre esta “Estrategia nacional para los esports” o sobre el contexto político / legal de los esports en Dinamarca, te recomiendo leer con calma este post.
 

La cultura asociativa danesa como base del interés institucional por los esports

entrenador danés de esports Imagen extraída del blog de la asociación danesa “DGI”.

Dejando de lado la tradición gamer de los daneses (que ha dado lugar a la existencia de grandes jugadores de esports) o la mayor o menor presencia de competiciones profesionales o amateurs de videojuegos, Dinamarca destaca por encima de otros países europeos por la existencia de una cierta “institucionalización” de su sector de los deportes electrónicos. Y explico el porque de esas comillas.
 
Y es que, a diferencia de muchos otros países europeos, Dinamarca ha contado desde siempre de una fuerte cultura asociativa. Una cultura que ha llevado a muchos ciudadanos a unirse colectivamente para desarrollar un gran número de actividades, especialmente deportivas. Unas asociaciones que, con el paso de los años, han buscado unificarse para dotarse de mayores recursos y así facilitar la consecución de sus fines. Un contexto en el que se encuadra la Danske Gymnastik- & Idrætsforeninger (DGI) [Asociaciones danesas de gimnástica y deporte] una especie de “asociación de asociaciones” cuya finalidad no es otra que promover la actividad física y el deporte en el país. Legalmente hablando, podríamos decir que es una entidad a la que se pueden “federar” todas aquellas asociaciones cuyo ámbito de actividad sean “las actividades físicas y/o deportivas” y las cuales cumplan con los requisitos mínimos exigidos.
 
Pero, ¿en qué afecta todo esto a los esports? Muy simple. Desde hace relativamente poco tiempo, esta cultura asociativa arraigada al mundo deportivo se ha trasladado al sector de los esports sirviendo como base para que muchos ciudadanos daneses creen asociaciones de deportes electrónicos. Unas asociaciones dedicadas a actividades muy diversas: desde facilitar la competición (es decir, clubs) hasta servir como puntos de entrenamiento (escuelas de esports) o organización de competiciones amateurs. De hecho, según podíamos leer en el artículo “Esport boomer i idrætsforeningerne” [“Esport está en auge en las asociaciones deportivas”] la DGI se sorprendía del gran auge de asociaciones relacionadas con los esports que empezaban a unirse a asociación. En concreto, según datos de la propia DGI, en 2017 (el primer año en que se tomaron registros) la asociación contaba con la presencia de 68 asociaciones de esports que aglutinaban a unos 2.100 miembros. Unos números que se multiplicarían al año siguiente llegando a las 138 asociaciones y a los 4,900 miembros. La mayoría de ellas, asociaciones impulsadas por muchos jóvenes daneses que querían replicar la idea y concepción de las asociaciones deportivas tradicionales al sector de los deportes electrónicos.
 
Unas cifras que, como digo, llamaron la atención de la DGI que rápidamente busco iniciar actividades para impulsar a este “nuevo” sector. Unas actividades que, en su mayoría, estaban centradas en mejorar la comprensión del sector a nivel externo con la creación de un Esport etisk kodeks [Código Ético para los esports destinado a sus asociados o la realización de campañas de difusión para los padres de los niños que querían unirse a estas asociaciones.
 
Por todo esto, da la sensación que el sector de los esports en Dinamarca sí cuenta con una cierta institucionalización. Al fin y al cabo, más allá de que todos sean entes privados y con actividades muy marcadas que en otros países se llevan a cabo a través de entidades mercantiles, parece que en Dinamarca existe un órgano con cierta entidad capaz de hablar por agentes de muy distinto aspectro. O, al menos, capaz de empezar a trabajar para conseguir la atención pública de sectores no endémicos. Y esto es, precisamente, lo que ha hecho la DGI en Dinamarca. En tanto que ente sin ánimo de lucro y con cierto apoyo público por parte del Kulturministeriet, esta asociación deportiva danesa a impulsado y documentado al ministerio danés para que este pudiera crear esta “la Estrategia nacional para los esports”.
 
Aunque viendo esto, la pregunta que nos deberíamos hacer es: ¿por qué se ha fijado el Ministerio de Cultura en los deportes electrónicos?
 

El interés del gobierno danés por los esports

Presidente de Dinamarca jugando con Astralis Imagen del primer ministro danés Lars Løkke Rasmussen visitando las instalaciones del equipo danés Astrelis. Imagen de “RFRSH Entertainment”.

En 2018, el Erhvervsministeriet [Ministerio de industria, negocios y asuntos financieros] y el Kulturministeriet [Ministerio de cultura] propusieron en el consejo de ministros la elaboración de una estrategia nacional para los esports que contara con la participación de los actores relevantes dentro del sector. Una estrategia que, el día 14 de septiembre de 2018, materializaron con su integración en la Afrapportering for den koordinerende arbejdsgruppe [Presentación de informes para el grupo de trabajo coordinador], un documento de trabajo gubernamental que fijaba los objetivos de ambos ministerios de cara a los años venideros.
 
En relación con los deportes electrónicos, podríamos decir que este era un documento todavía muy introductório que tan solo denotaba una correcta lectura del sector por parte del gobierno (seguramente, fruto de la colaboración con la DGI). Entre otros aspectos, yo destacaría los siguientes párrafos:


Esport i foreningsregi har potentialet til at samle unge, der fravælger de traditionelle sportsgrene, op i et fællesskab. Esport giver unge adgang til foreninger, hvor de kan mødes og interagere i en social, lærings-, beskæftigelses-, og bevægelsesmæssig kontekst.
 
Der udestår imidlertid en samlet strategisk ramme, der understøtter esportens mange potentialer både professionelt og på foreningsniveau, herunder hvordan der i endnu højere grad kan inddrages bevægelse og motion.
 
På den baggrund vil Erhvervsministeriet og Kulturministeriet igangsætte et arbejde med det formål at udarbejde en national strategi for esport. Udarbejdelse af en national strategi for esport skal ske gennem inddragelse af relevante aktører. En national strategi skal understøtte og fremme esport bredt. Strategien kan blandt andet beskæftige sig med temaer som esportevents, foreningsliv, sundhed, nye forretningsmodeller, motion og fysisk aktivitet, uddannelse og digitalisering.
  [Los esports tienen el potencial de unir a los jóvenes que optan por los deportes tradicionales en una comunidad. Los esports dan a los jóvenes acceso a asociaciones donde pueden reunirse e interactuar en un contexto social, de aprendizaje, empleo y movimiento.
 
Sin embargo, no existe un marco estratégico general que respalde los muchos potenciales que tienen los esports, tanto a nivel profesional como a nivel de asociación, incluyendo la realización de actividades y el ejercicio.
 
En este contexto, el Ministerio de Asuntos Comerciales y el Ministerio de Cultura iniciarán un trabajo con el objetivo de preparar una estrategia nacional para los esports que cuente con la participación de actores relevantes del sector. Una estrategia nacional que deberá apoyar y promover ampliamente a los esports. La estrategia puede, entre otras cosas, tratar temas relacionados con los eventos, la vida de asociación, la salud, los nuevos modelos de negocios, la realización de ejercicio y actividad física, la educación y la digitalización.]

En resumen, con este informe ambos ministerios acordaban impulsar un plan de acción común no tan destinado a fomentar una regulación (aunque claramente esta podía darse de forma indirecta) sino más bien a dar un cierto reconocimiento institucional al sector que se tradujera en el apoyo del gobierno en actos puntuales. Un ejemplo de todo ello lo podemos encontrar en la participación del presidente Lars Lokke Rasmussen en la inauguración de la BLAST Pro Series Copenhagen (con su posterior discurso institucional) o en la visita de este a las instalaciones de Astralis. Acciones anecdóticas pero que demostraban no solo el interés del gobierno en el tema sino también de su primer ministro. Un Ministro que defendía el interés de su ejecutivo por los esports de la siguiente forma:


“Lots of youngsters are into gaming. According to statistics, I think it’s 96 percent of all Danish boys [are] playing at least twice a week. And they are in the cellars and the rooms behind closed doors and parents are thinking, ‘What are they actually doing?’ [Parents] can look at Astralis and see that gaming is about meeting people in real life. It’s about good sleeping habits [and] nutrition. It’s about physical activity.”

El contenido de la “National strategi for esport”

Portada de la National strategi for esport de Dinamarca Portada de la National strategi for esport.

Finalmente, el pasado día 27 de abril, ambos ministerios daneses cumplieron con sus objetivos y presentaron por medio de un comunicado de prensa la Estrategia nacional para los esports y la Kommissorium [Comisión] que debía hacerla efectiva. Vamos a ver pues, qué dicen exactamente estos documentos.
 
Lo primero que destacaría es que se atreve a definir qué son los esports (algo, por otra parte totalmente lógico, si lo que se quiere es apoyarlos y/o regularlos. En concreto, en la Estrategia se define a los deportes electrónicos como:


Esport er en sammentrækning af ordene elektronisk og sport og dækker over organiseret dyrkelse af computer- eller konsolspil som konkurrenceform, med turneringer, tilskuere, præmier og rangering af spillerne.
Gaming dækker hobbybaseret spil af elektroniske/digitale spil, enten gennem konsoller, computere, mobiltelefoner eller et andet medium
 
[Esport es una contracción de las palabras electrónica y deporte y se refiere a las organizaciones de juegos de ordenador o consola como una forma de competencia, con torneos, espectadores, premios y clasificación de jugadores. Las competiciones cubren juegos basados juegos electrónicos / digitales utilizados, ya sea a través de consolas, computadoras, teléfonos móviles o cualquier otro medio.]

Una definición que en el documento se relaciona directamente con una dinámica global que está modificando los hábitos de consumo y ocio de los jóvenes:


Sideløbende med den rivende økonomiske og sportslige udvikling, hvor ikke mindst danske hold og spillere har opnået store resultater, har store grupper af især unge mennesker drastisk ændret deres fritidsvaner og mønstre for socialt samvær.
 
[Junto con el rápido desarrollo económico y deportivo, donde los equipos y jugadores daneses no solo han logrado grandes resultados, grandes grupos especialmente de jóvenes han cambiado drásticamente sus hábitos de ocio y patrones para socializar.]

Formalizada esta contextualización, el documento trata de resumir cuál es el ecosistema de los esports y qué organizaciones lo integran. En este sentido, se fija en cosas tan importantes como el papel del Publisher, la dualidad entre la escena amateur y profesional, y, como no, la creciente ola de “federaciones” que están tratando de organizar y regular el sector. Y, en especial en las carencias que todos estos están teniendo en aspectos tan básicos para el crecimiento del sector como la integridad de las competiciones:


Esporten har på nuværende tidspunkt ikke ét fælles anerkendt regelsæt imod doping, matchfixing og anden snyd, som man kender fra den traditionelle idræt. Der er internationale tiltag fx Esports Integrity Coalition (ESIC) til bekæmpelse af software cheats, doping, matchfixing m.v., som en række af de store turneringsarrangører er en del af. Men esportens struktur med spiludviklernes design af spil og regler og store private kommercielle interesser hos turneringsarrangører, manglende disciplinærorganer og manglende mulighed for gensidig anerkendelse af sanktioner m.v. gør det vanskeligt at opnå entydige regler på området.
 
[Actualmente, los esports no tienen un solo conjunto de reglas reconocidas contra el dopaje, el amaño de partidos u otras trampas conocidas de los deportes tradicionales. Existen iniciativas internacionales, como la Esports Integrity Coalition (ESIC), para combatir las trampas de software, el dopaje, la fijación de partidos, etc., de las que forman parte algunos de los principales organizadores de torneos. Pero la estructura de los esports, con el diseño de juegos y sus reglas en manos de desarrolladores de juegos y los grandes intereses comerciales privados de los organizadores de torneos, la falta de organismos disciplinarios o la falta de oportunidades para el reconocimiento mutuo de sanciones, dificulta la obtención de reglas inequívocas en este aspecto.]

Analizados estos puntos, la estrategia concluye que los esports son una gran oportunidad para Dinamarca tanto para sus ciudadanos más jóvenes (son una nueva forma de educación), como para el emprendimiento (puesto que abre la puerta a la aparición de distintos modelos de negocio) o la creación de empleo (con la presencia de nuevas profesiones y perfiles más tecnológicos) en el país.
 
Sin embargo, todas estas oportunidades dependen de la superación de muchísimos retos jurídicos y sociales. Unos retos que resumen en seis puntos (que a su vez se convierten en el listado de objetivos de la Kommissorium):
 
1.- Unidad de acción entre los stakeholders. (Es decir, moverse todos hacia la misma dirección y no cada uno en base a sus intereses privados.)
 
2.- Falta de mecanismos para asegurar la integridad de las competiciones.
 
3.- Carencia del conocimiento técnico y empresarial entre los emprendedores del sector (especialmente, los fundadores de los clubs) para rentabilizar sus acciones.
 
4.- Alta competencia internacional a la hora de captar inversión y eventos de esports.
 
5.- Falta de una estructura de talento que permita a los mejores llegar a la élite.
 
6.- Mejorar el papel de la mujer en todas las capas del ecosistema de los deportes electrónicos
 

Finalmente, y por responder una duda anteriormente formulada, me quedaría con una frase de la Estrategia que demuestra perfectamente qué busca conseguir el gobierno danés al involucrarse en los deportes electrónicos:


Esportens udfordringer i Danmark er også udfordringer internationalt. I denne sammenhæng kan gode danske løsninger være med til at skabe præcedens (fx inden for etiske retningslinjer), og Danmark vil kunne udvikle et betydeligt know-how, som vil kunne eksporteres til andre lande med lignende udfordringer.
 
[Los desafíos de los esports en Dinamarca también son desafíos a nivel internacional. En este contexto, las buenas soluciones danesas pueden ayudar a crear un precedente (por ejemplo, dentro de las pautas éticas), y Dinamarca podrá desarrollar un conocimiento importante que se puede exportar a otros países con desafíos similares.]

La Comisión que debe materializar la Estrategia nacional de esports

sede del gobierno danés Sede del Gobierno danés. Imagen de Jacob Surland en Flickr.

Para poder lograr todos estos objetivos e impulsar el sector de los deportes electrónicos, la Estrategia propone dos grandes medidas:
 
– La inversión de 10 millones de coronas danesas (unos 133.909,04€) durante el período de 2019 a 2022 para promocionar a los esports.
 
– La creación de una Comisión o Panel de investigación que se dedica a identificar qué medidas concretas debería desarrollar el gobierno para apoyar el desarrollo de los esports en Dinamarca.
 
Especialmente destacable es el papel de esta Comisión ya no solo porque es el ente en el cual los Ministerios delegan toda la gestión y actividad del proyecto sino porque este está integrado por distintos tipos de stakeholders daneses:


• Kulturministeriet
• Erhvervsministeriet
• Dust2.dk
• DGI
• Danmarks Idrætsforbund
• Dansk Firmaidrætsforbund
• Esport Danmark
• Esport.dk
• Sørby Esport
• RFRSH/Astralis
• North
• Tricked Esport
• MTG
• Anti Doping Danmark
• Sport Event Denmark
• Team Danmark
• Dansk Erhverv
• Dansk Industri
• Danske Spil
• Producentforeningen
• Xplayn
• Burson, Cohn & Wolf
• Campus Vejle Sportscollege

Sin entrar a valorar la legitimidad que puede tener esta Comisión a la hora de representar a los esports daneses (por ejemplo, no aparecen asociaciones de jugadores), no puedo hacer otra cosa que reiterar mi asombro con toda la política presentada por el gobierno danés. No solo me parece un avance importante para el sector (al final, el gran camino que están empezando los esports en los últimos años es precisamente el abrirse al mundo) sino también una buena forma de enfocar el “problema del apoyo y la regulación” del sector. Quizá no sea el sistema más transparente y legítimo de todos, pero sí refleja que los políticos se empiezan a dar cuenta que no se puede regular el sector desde fuera y sin apoyos “técnicos”. Además, con este tipo de actos se va un poco más allá de la simple propaganda política y se pone de verdad en movimiento al sector, que deberá ahora ponerse de acuerdo en cómo orientarse para fijar una posición comuna con su ejecutivo.
 
Eso sí, viendo cómo están avanzando otros estados europeos en este tema (y me refiero a cosas como las que os contaba en mi Twitter sobre Alemania) veremos hasta dónde llega el compromiso del ejecutivo danés y si realmente todo esto termina en un procedimiento legislativo para crear algún tipo de normativa pública para regular el sector.
 
 
Y hasta aquí el post. Espero que os haya gustado el tema y recordad que si queréis darme vuestra opinión sobre el mismo lo podéis hacer contactando por correo electrónico o por alguna de mis redes sociales (que están accesibles en los iconos de arriba a la derecha). Ah! Y si no quieres perderte ninguno de mis futuros posts, recuerda que puedes suscribirte a mi Newsletter. 😉