Ya disponible mi libro sobre las leyes en los deportes electrónicos

blog

reflexiones e investigación jurídica

El caso Tfue vs. FaZe Clan: ¿un caso esencial para el futuro de los esports norteamericanos?

imagen del streamer Tfue Imagen extraída de Xataka esports.

Fecha del post: 11 de junio de 2019

 


 
Este post es un documento que busca complementar las declaraciones que efectué en la la entrevista No-Scope: Se les TFue de las manos, con Alex Barbarà que recientemente me hicieron en Ubeat.tv, el servicio OTT de MediaPro para los deportes electrónicos.
 


“La verdadera regulación de los esports vendrá cuando empiecen a aparecer las primeras demandas judiciales”. Esta es una frase que habré escuchado una decena de veces. Casi siempre, en boca de miembros de clubs de deportes electrónicos. Una visión muy anglosajona de entender el derecho que tiene su grado de importancia a la hora de conocer la legalidad de algunas prácticas que se llevan a cabo el sector.
 
Y si hace unos días os comentaba el caso de Contratos laborales en los deportes electrónicos españoles un jugador de deportes electrónicos español que demandaba a su club, hoy os quiero hablar del caso “Tfue vs. FaZeClan”. Un caso que podría sentar jurisprudencia en Estados Unidos (más concretamente, en California) sobre un aspecto esencial de los contratos de jugadores de deportes electrónicos: los acuerdos de patrocinios personales.
 

El contexto de la demanda: “el contrato abusivo de Tfue”

contrato entre Tfue y Faze clan Captura de pantalla del contrato de Tfue con FaZe Clan filtrado por the Blast.

Turner “Tfue” Tenney (21 años) es un conocido streamer y proplayer norteamericano de Fornite. De hecho, a día de hoy, con más de 10.7M de suscriptores en Youtube, más de 120 millones de reproducciones en Twitch, 5.5 millones de followers en Instagram o 1.62 millones de followers en Twitter, podríamos decir que “Tfue” es uno de los personajes más importantes de la escena norteamericana de Fornite.
 
Toda una masa de seguidores y una fama que surgió (aunque hay mucho debate al respecto) después que, en abril de 2018, firmase un contrato de jugador profesional y creador de contenido con FaZe Clan, un club norteamericano fundado en el año 2010 con una importante presencia en la escena shooters con equipos en los grandes eventos y ligas de CSGO, CoD, PUGB, Rainbow Six, Overwhatch o Fornite. Una entidad que ha devenido muy popular en los últimos años ya no solo en el plano competitivo sino también por los importantes acuerdos de patrocinio que ha logrado firmar con marcas no endémicas del sector como Nissan USA (además, claro está de marcas endémicas importantes como HTC Gaming).
 
Con este contrato (filtrado por la web TheBlast.com) el jugador se obligaba durante seis meses a crear contenido para el equipo y a integrarse dentro de su estructura competitiva:


In exchange for the Compensation, Gamer shall render the following Services: Play on the Team, which includes participating in tournaments and training sessions with the Team and representing the Team, including at events arranged by Company or where Company decides to participate, and provide publicity and promotional services as required by Company including, but not limited to, content creation but no more that three days per month for a total of 24 hours in any month. (…)

Bueno, técnicamente hablando, el contrato era de seis meses pero incluía una cláusula de renovación automática al darse un conjunto de condiciones (básicamente que le hubieran pagado una mensualidad y que le hubieran entregado todo el kit de streamer de FaZe), que permitía extenderlo a 36 meses:


At the end of the Term, and notwithstanding anything to the contrary set forth in this Agreement, this Agreement shall be automatically extended for an additional thirty-six (36) month, provided the following conditions have been met (“Extended Term”).

Y, además, cabía la posibilidad que una vez concluido este “Extended Term” y siendo el jugador un “Agente Libre”, FaZe Clan pudiese igualar cualquier oferta de otros equipos para alargar la relación contractual:


In the event a third party organization makes an offer to Gamer that Gamer desires to accept, Gamer must provide Company a copy of the offer and Company shall have five business days from receipt of the offer to match the terms of such offer (Matching Offer)

A nivel económico,FaZe Clan se comprometía a pagar a Tfue una cantidad fija de 2000$ al mes, junto con cantidades variables relacionadas con conceptos como “premios”, “ingresos generados en plataformas de creación de contenido” o “sponsors”:


All income generated by gamer from cash prizes won in any Tournament and/or Matches shall be split as follows: 80% to the Gamer, and 20% to the Company.
 
All the income generated in connection with Gamer’s Services (whether individually or as part of the Team) from the following sources shall split as follows:
 
– in game / sticker: 50% to Gamer and 50% to Company
 
– merchandise and appel exclusively featuring Gamer’s personal brand (…) will be negotiated separately
 
– brand deals featuring the Gamer that exists on Gamer or Company’s content creation platforms (e.g. Twitch / Youtube) or social media sites, if the deal is brought to Company by Gamer: 50% to Gamer and 50% to Company.
 
– brand deals featuring the Gamer that exists on Gamer or Company’s content creation platforms (e.g. Twitch / Youtube) or social media sites, if the deal is brought to Gamer by Company: 20% to Gamer and 80% to Company.
 
– Appearances, tourgint, sign-up bonuses and similar activities and sources: 50% to Gamer and 50% to Company.

Eso sí, todas estas cantidades podían ser objeto de revisión al alza o a la baja una vez hubiesen transcurrido seis meses desde la firma del contrato:

Notwithstanding the foregoing, such Compensation shall be subject to a review at the end of each six month period of term, as of the Effective Date. As the result of such reviews, Gamer’s Compensation may, at Company’s sole discretion, increase by up to 25% or decrease by up 25%.
 
Finalmente, el contrato incluía una serie de condiciones particulares relacionadas con los deberes como jugador, la propiedad intelectual del contenido creado o un período de exclusividad muy favorables a los intereses del club. En este sentido, os transcribo un fragmento de la cláusula de exclusividad del contrato:
 
Throughout the Term, unless Gamer has obtained Company’s prior written consent, Gamer shall not:
 
(i) provide services or otherwise work for or be employed by a gaming company or other gaming brands or any companies that already have an agreement with Company
 
(ii) appear in, sponsor or be sponsored by, or otherwise, promote or endorse, directly or indirectly, any brands, products or services other that the brands, products and services approved in writing by Company
 
(iii) promote, sponsor, endorse (using Gamer’s Name and Likeness or otherwise) or render services for or on behalf of any companies with products or services competitive with a product or service of Company or a sponsor or advertiser of Company.
 
The parties parties acknowledge and agree that with respect of Company’s prior approval over any sponsorship and/or endorsement opportunity, that Company shall be entitled to negotiate the terms and conditions of any such opportunities presented to Gamer with the goal of increasing the value of such opportunities to Gamer and Company, and that throughout the Exclusivity Period Company will also work to source sponsorship and/or endorsement opportunities on behalf of Gamer.
 
(…)
 
If at any time propr the end of Exclusivity Period, or within three (3) moths thereafter, Gamer receives an offer from another Fortnite team to join such team upon lawful termination of the Agreement by Gamer, Gamer shall be obligated to provide the Offer to Company and the identify of the party providing the Offer, and Company shall have the right to match such Offer during a period of fifteen (15) business days following Company’s actual receipt of the Offer (the “Matching Right”).

Unas cuantías a cobrar que, también se debe remarcar, el contrato obligaba a entregar directamente a FaZe Clan para que, transcurrido un determinado período de tiempo, fueran entregadas directamente al jugador (previo descuento, en algunos casos del 3% en concepto de bonus para el entrenador de la sección).
 
En definitiva, una tras otra las cláusulas de ente contrato estaban tendenciosamente inclinadas a favor de los intereses del club y dejaban al Tfue en una situación de clara desventaja en algunos puntos o de absoluto abandono en otros. Pero, y por lo que he podido interpretar, este contrato lo firmó Tfue siendo algo parecido a un autónomo. Por lo que quedaba totalmente obligado a aquello que había firmado.
 

Los fundamentos de la demanda

demanda de Tfue contra Faze clan Portada de la supuesta demanda presentada por Tfue contra FaZe Clan

Dicho lo anterior, ¿por qué demandaba Tfue a FaZe Clan? Al fin y al cabo, y tal como dijo el abogado Bryce Blum en un hilo de twitter, por su contenido y por el contexto en el que se producía, el contrato no parecía ser el más justo del mundo:


There are real issues with how the initial economics were set up. A 42-month deal at 2k/mo (adjustable up or down by faze) w/ no right to seek ind sponsorships and org-sided rev splits is simply not a fair deal. @Banks has admitted as much.

Especialmente, porque estamos hablando de FaZe Clan (como decía, una organización con recursos) y de abril de 2018, fecha en la que el Fornite estaba en pleno apogeo y en la que empezaban a aparecer torneos competitivos que ofrecían grandes cantidades de dinero a los ganadores. Por ese motivo, un contrato tan económicamente limitado, con una longevidad tan elevada y tan inclinado hacia los intereses del club, no parecían los más justos y equitativos del mundo.
 
Por este motivo, Tfue contrató a un abogado para que demandase a su club y le permitieran así separarse de dicho contrato. Una demanda que, tras negociaciones entre ambas partes, terminó presentándose en mayo de 2019 (actualmente, también filtrada y accesible en Scribd). A nivel muy resumido, en la demanda se impugnaba la validez y legalidad del contrato entorno a 3 grandes puntos:
 
1) Presencia de cláusulas anticompetitivas
 
Según se defiende en la demanda, el contrato de Tfue contiene varias secciones que son contrarias a la Sección 16600 del ”Business and Professions Code” de California (algo así como una Ley de Competencia Desleal + Estatuto de los trabajadores aplicable en este estado del oeste de los Estados Unidos).
 
A modo de ejemplo, os cito uno de los argumentos:


25. On their face, Sections 5.a and 5.b of the Gamer Agreements Terms and Conditions constitute illegal restraints on trade and anti competitive agreement in violation of Section 1600.
Indeed, those provisions explicitly purport to prevent Tenney from providing certain services, working or being employed in certain spaces or otherwise competing in the marketplace.
 
As sections 5.a and 5.b of the Gamer Agreements Terms and Conditions limit the ability of Tenney to compete in the marketplace and lawfully pursue his trade and profession, those sections are void and enforceable.

Es decir, que el contrato que firma Tfue contiene varias cláusulas que son claramente ilícitas por restringir la posibilidad que tiene todo trabajador / empresa de poder contratar con quien quiera Algo expresamente reconocido en la ley californiana:


The 16600 – BUSINESS AND PROFESSIONS CODE: except as provided in this chapter, every contract by which anyone is restrained from engaging in a lawful profession, trade, or business of any kind is to that extent void.

2) Vulneración de la Talent Agency Act
 
Uno de los grandes puntos de la demanda aparece en el fundamento séptimo de la demanda, en el que se alega vulneración de la “California’s Talent Agency Act” (TAA). Para los que no conozcáis esta ley, digamos que es una legislación muy específica del estado californiano que busca regular la relación entre agencias de representación de artistas y los propios artistas. ¿Y qué se entiende por cada uno? Ello se especifica en el epígrafe 4º de la TAA:


(a) “Talent agency” means a person or corporation who engages in the occupation of procuring, offering, promising, or attempting to procure employment or engagements for an artist or artists, except that the activities of procuring, offering, or promising to procure recording contracts for an artist or artists shall not of itself subject a person or corporation to regulation and licensing under this chapter. Talent agencies may, in addition, counsel or direct artists in the development of their professional careers.
 
(b) “Artists” means actors and actresses rendering services on the legitimate stage and in the production of motion pictures, radio artists, musical artists, musical organizations, directors of legitimate stage, motion picture and radio productions, musical directors, writers, cinematographers, composers, lyricists, arrangers, models, and other artists and persons rendering professional services in motion picture, theatrical, radio, television and other entertainment enterprises.

Como podéis apreciar, la definición de “artista” es sumamente amplia y en ella es fácilmente subsumible la figura del jugador de esports (y más aún la del streamer). En este sentido, lo que viene a decir la ley es que todo aquel que actué como “Talent Agency” de un artista deberá obtener una licencia previa que le permita representar y llegar a acuerdos para su representado (un poco como lo que sucede en el mundo del deporte tradicional estadounidense). En este sentido, la ley dice lo siguiente:


§ 1700.5. Necessity and posting of license No person shall engage in or carry on the occupation of a talent agency without first procuring a license therefore from the Labor Commissioner. The license shall be posted in a conspicuous place in the office of the licensee. The license number shall be referred to in any advertisement for the purpose of the solicitation of talent for the talent agency. Licenses issued for talent agencies prior to the effective date of this chapter shall not be invalidated thereby, but renewals of those licenses shall be obtained in the manner prescribed by this chapter.

¿Y cómo se conecta esto con el caso de Tfue? Ello se detalla en el fundamento séptimo de la demanda (incluyendo algún que otro ejemplo):


49. Irrespective of whether Faze Clan qualifies as a talent agency as that term is defined by California’s Talent Agency Act, Faze Clan acted as Tenney’s agent. In particular, Faze Clan acted as Tenney’s agent in sourcing and negotiating sponsorship deals that would offer Tenney’s services. Accordingly, Faze Clan owed Tenney a fiduciary duty by virtue of such agent/principal relationship.
 
50. As a fiduciary, Faze Clan owed Tenney a duty of undivided loyalty and was required to act with the utmost good faith and in Tenney’s best interest, in particular in connection with sponsorship or any other deals) that may be brought to Tenney.
 
51. Faze Clan knowingly acted against Tenney’s interest by passing on and/or preventing Tenney from moving forward with a sponsorship/brand deal with HyperX. Upon information and belief, Faze Clan passed on that sponsorship deal due to a conflict of interest. Faze Clan perceived that HyperX was a competitor of another sponsor that did business with Faze Clan. As a result, Faze Clan elected to cause Tenney to pass on the Hyper X sponsorship deal because that deal conflicted with Faze Clan’s own interests -its interest not to upset another sponsor and potentially jeopardize and negatively impact its relationship with that sponsor. Faze Clan also knowingly acted against Tenney’s interest by 20 preventing third-parties from helping Tenney source sponsorship or other) deals. Consequently, Faze Clan breached its fiduciary duty of undivided loyalty owed to Tenney.(…)
 
54. The acts of Faze Clan and the other Defendants as alleged herein were willful, wanton, and oppressive, and were taken with the knowledge that they would harm Tenney. As a result, Tenney is entitled to an award of punitive and exemplary damages in an amount sufficient to punish Defendants and to deter similar conduct.

En resumen, con las cláusulas de exclusividad y anticompetencia presentes en el contrato de Tfue, Faze Clan no solo se erigía tácitamente como un representante del jugador a la hora de conseguirle contratos de patrocinio sino que además le restringía la capacidad de conseguir aquellos patrocinadores que él quisiera necesarios. Una situación que suponía un claro conflicto de intereses entre ambas partes y se agravaba por el hecho de que Faze Clan nunca había obtenido una licencia para poder actuar como representante de un “artista” como era el caso. Por todos estos motivos, se exigía una indemnización por daños y perjuicios a cuantificar según las pruebas.
 
3) Vulneración del código laboral californiano
 
Acompañando a esta demanda civil ante el “Superior Court of the State of California”, el abogado de Tfue también se decidía a presentar una demanda laboral ante el Labor Commissioner of the State of California” (que, entiendo, será un tribunal laboral del Estado) por vulneración de varios artículos del “Labor Code of the State of California”. La principal, la de haber contratado a un artista sin disponer de la correspondiente licencia. Sin embargo, este no era el único argumento. Según se puede leer en la demanda, también se le imputará a FaZe Clan la comisión de múltiples y muy distintas vulneraciones del código laboral tales como forzar a un menor a beber alcohol como no haber atendido una lesión producida en horario laboral:


15. Faze Clan has also violated Labor Code §§ 1700.33, 1700.34, 1700.35 and 1700.36. 22 Faze Clan moved Tenney to Los Angeles, California and pressured him to live in one of Faze Clan’s homes in the Hollywood Hills with other young YouTubers on Faze Clan’s roster. Faze Clan would frequently host parties at its Clout House or FaZe House which were fueled by alcohol. Even though Tenney was underage until he turned twenty-one in January 2019, Faze Clan would furnish and encourage Tenney to consume alcohol. Additionally, Faze Clan would encourage Tenney and others to illegally gamble at the Clout House or FaZe House. Such conduct by Faze Clan was in violation of Labor Code§§ 1700.34 and 1700.35.
 
16. Faze Clan also continuously pressured and encouraged Tenney and others to undertake dangerous stunts while performing in videos. During one video, Tenney suffered an injury to his arm while skateboarding which resulted in permanent disfigurement. Following Tenney s injury, Faze Clan did not even seek appropriate medical attention. During another video, Tenney was hit by a car while skateboarding. Such conduct by Faze Clan was in violation of Labor Code§ 1700.33.

Se desata la polémica en Twitter

nota de prensa Faze Clan sobre Tfue Nota de prensa difundida por Faze Clan tras conocer la noticia de la demanda de Tfue

Este epígrafe lo voy a pasar muy rápido porque creo que mucho de lo que se ha ido publicando en Twitter forma parte más del “salseo” relacionado con la popularidad de los implicados que con aspectos importantes para entender lo sucedido. (he de añadir, que la presentación de la demanda fue acompañada de una serie de entrevistas y notas de prensa por parte del abogado de Tfue que dieron mucho más bombo al tema de lo que quizá merecería). Sin embargo, sí que creo que hay dos aspectos que pueden ser interesantes para intuir el devenir del caso.
 
En primer lugar, la reacción oficial de FaZe Clan ante el asunto. Por medio de un twit publicado en su cuenta (lo de las notas de prensa en una web no se lleva en este sector), el club alegaba que no solo no habían aplicado las cláusulas contractuales correspondientes a sus tanto por ciento variables de lo generado por Tfue sino que tan solo habían ganado tan solo 60.000$ con el contrato firmado. Una cantidad muy inferior a los millones que, presuntamente, habría ganado el streamer en estos últimos años.
 
En segundo lugar, la reacción del fundador de FaZe Clan, “Banks” en twitter (aunque, podéis ver un poco más del tema en una entrevista en el canal de DramaAlert):


This shit is so see through. Listen obviously Turners initial contract was horrible. Nobody ever disagreed with that. But over the last year we have offered him so many new ones, solutions. 0% splits. Honest and MORE THAN FAIR ways to solve the issue.
— FaZe Banks (@Banks) May 23, 2019

¿Por qué os destaco esto? Básicamente para que veáis que el propio club sabía perfectamente que había aspectos del contrato que no eran de lo más “legal” y justo posible. Sin embargo, prefirieron tirar adelante y beneficiarse de esta situación sin valorar si ello era legal o no. Esto es, sin hacer un poco de “compliance” y asegurarse que su actuación se ajustaba con la legalidad.
 
Una práctica que, por otra parte, no me sorprende mucho porque básicamente también sucede en nuestro país. Salvando las distancias y los números con los que se habla en este caso en concreto, yo también he visto contratos de jugadores con cantidades realmente abusivas y reflejadas en aspectos que difícilmente podrían encajarse en un contrato laboral de jugador como dinero generado por streamings o por captación de patrocinadores personales. Lo que me lleva a preguntarme, ¿es esta situación legal en España?
 

¿Podría existir un caso “Tfue vs. FaZe Clan” en España?

imagen de tfue haciendo streaming en Twitch Imagen de Tfue haciendo streaming en su canal de Twitch.

Más allá de la importancia que el caso tenga a nivel norteamericano y su impacto en los contratos de jugadores de esports (recordad, es case law y, por lo tanto, la jurisprudencia tiene mucho más valor), la pregunta que nos debería interesar aquí es: ¿esto podría producirse en España?
 
Tal y como os he comentado, el caso se sustenta sobre tres grandes patas: 1) vulneración del Business and Professions Code por inclusión de cláusulas anticompetitivas; 2) vulnerar la Talent Agency Act al representar a Tfue como artista ante terceros sin tener licencia para ello y; 3) vulneración del Labor Code of California. Por lo tanto, el fundamento de la demanda son tres leyes norteamericanas (más concretamente, californianas) de las cuales no tenemos un equivalente en nuestro país.
 
En nuestro caso, el primero de los aspectos (cláusulas anticompetitivas / no dejarle contratar con las marcas que él desee) y el tercero (tema de daños laborales o forzar a actos ilícitos) podrían quedar cubiertas por nuestro código laboral. Al final, los jugadores en una situación a la de Tfue con FaZe Clan estarían seguramente bajo al àmbito laboral y este regula temas como la exclusividad, las enfermedades laborales o la contratación de menores (aunque el caso expuesto, podría ser incluso considerado un delito). Así pues, son aspectos que, de darse en la práctica (cosa que ya os aseguro yo que sucede), podrían cubrirse con esta legislación.
 
Más difícil sería el tema de la Talent Agency Act. A diferencia de California, estado con una fuerte industria cinematográfica, nuestro país no dispone de una ley que obligue a los representantes de los artistas a obtener una licencia o a registrarse para poder actuar. En este sentido, nuestra regulación es mucho más genérica y abierta y esos pactos podrían considerarse incluidos dentro de la voluntad de pacto de las partes (consideradas, a diferencia de California, como partes iguales). Lo único que tenemos en nuestro caso es el Real Decreto 1435/1985, de 1 de agosto, por el que se regula la relación laboral especial de los artistas en espectáculos públicos que regula la relación laboral que deben cumplir artistas en espectáculos públicos y trabajadores. Una legislación de la cual, todavía no he visto un argumento sólido que justifique su aplicación al sector.
 
 
Y hasta aquí el post. Espero que os haya gustado el tema y que os ayude a comprender mejor mi entrevista en UBEAT.tv. Recordad que siempre podéis contactar conmigo por correo electrónico o por alguna de mis redes sociales (que están accesibles en los iconos de arriba a la derecha). Ah! Y si no quieres perderte ninguno de mis futuros posts, recuerda que puedes suscribirte a mi Newsletter. 😉